5 acciones esenciales para retomar tus metas

Están pasando los días volando. Está culminando el primer trimestre del año y queremos ver los resultados de nuestros proyectos ¿Aún no le ves resultados a tus metas de inicio de año? Sí es así, es un buen momento para recapitular y rectificar. Que un plan no se desarrolle tal y como se planificó no es una novedad. De hecho, la mayoría de las veces el plan se cambia en la marcha. Muchas personas tienden a desanimarse cuando el plan empieza a cambiar o los resultados no son los esperados. Te sorprenderá saber que en plena sensación de desánimo, muchas personas tienden a ser sus propios saboteadores. Muchas veces somos nosotros mismos los saboteadores naturales de nuestras metas. ¿Qué hacer para no abandonarlas? ¿Qué hacer para retomarlas? Presta atención:

  1. No te evadas a ti mismo. Encárgate de ti. Toma una postura de identificación real con tu futuro. Abre camino, crea opinión, proponte argumentos que definan lo que realmente quieres para ti. Pasa del “aquí y ahora, inerte” al “aquí y ahora, consciente”.  Escúchate, obsérvate: ¿Qué estás haciendo estudiando medicina si pasas 8 horas tocando piano? , ¿Qué haces trabajando de 10  a 12 horas diarias en un trabajo que te absorbe y te aleja de tu familia? , ¿Qué te mantiene en esa relación que destruye tu autorrespeto y te hace sentir mal? Tus decisiones te determinan. Tus acciones hablan por ti. Cero excusas y actividades desperdicio. El éxito llega, solo cuando dejas de sabotearlo con tus contradicciones.
  2. Replantea tu vida en términos de pierdo-gano. Prepárate para concebir tu vida de una forma distinta. Todo cambio significa perder algo y ganar otra. Por ejemplo: debes “soltar” o “desprenderte” de rutinas, actividades y hasta de  personas que entrampan o demoran tu experiencia de cambio. A veces las personas más allegadas a nosotros son las que más entrampan. Pon en práctica esto: Cuando te cruces con las personas que habitualmente te cruzas, ponles una etiqueta imaginaria en la frente en la que leas las palabras: persona “funcional” o persona “no funcional”, para tu nueva vida. Mientras más allegada sea la persona “no funcional” más clara y más explícita debería ser la explicación de porqué con ella te enganchas. “No funcional” no significa deshacerte de esa persona, significa entender que con ella abres un juego psicológico con el cual no avanzas.
  3. Renueva las ilusiones perdidas. La incómoda verdad es que las cosas que aún no haz concretado no se concretan por tu falta de convencimiento, acción, empeño y dedicación. Y tú lo sabes. Por la misma razón, te ganó la desesperanza y el miedo a soñar. Es como si estuvieras inhabilitado para ir en busca de tu propio bienestar. Se te perdió la ilusión y el deseo de vivir una vida mejor. Escucha bien: El derrotismo es un error de perspectiva. Manda de una vez todas esas sensaciones negativas a la mismísima cañería y quédate por un momento, parado donde estás, sin todo aquello que te paraliza. Luego camina. Caminar sin todo eso encima, te dará la sensación de liviandad que necesitas para recuperar y renovar tus ilusiones. Camina. Camina.
  4. Aprende a disfrutar de la vida. Cuando las cosas no salen como tú quieres todo puede llegar a molestarte. Te irritas fácilmente. Y los actos o gestos de afecto y consideración que te brindan las personas que te aprecian, pueden resultarte una interrupción o una pérdida de tiempo. Estar cargado de protones negativos te hará electrocutarte de un cortocircuito. En términos psicológicos simplemente estás muy ansioso para darte cuenta que estás ansioso. Reacciona y bájale tono a la ansiedad.
  5. Educa una voluntad firme. Esto va desde escuchar o conversar con personas con experiencias de cambio positivas o con testimonios de éxito, hasta consultar libros de desarrollo personal, e incluso, ir a un psicólogo. En lo personal, me gusta leer autobiografías de personas que admiro y buscar entrevistas de éstas por Internet.

Photo: Portrait- carlosserrao.com

[mc4wp_form]