Mitos de la psicología, los psicólogos y la psicoterapia

Los mitos existen y la psicología no escapa de ellos. Por esa razón, hemos segmentado estos mitos en 3 grupos: Mitos sobre psicólogos, mitos sobre la terapia psicológica y mitos sobre la psicología.

Empezamos

Mitos sobre psicólogos

Ok. Empecemos con un clásico. Nunca falta. Este mito persigue a todos los estudiantes de psicología y psicólogos en ejercicio durante todo su vida personal y profesional. Entonces, ahí va…

Los psicólogos están locos

Esto va de la mano con el refrán dime con quién andas y te diré quien eres. Porque es como si se creyera que tratar o andar con locos, te contagia la locura y te vuelve loco.

Si a eso vamos, el periodista también estaría loco al redactar noticias o historias, el maestro escuchando al niño frustrado porque le cuesta leer y el médico al ver el padecimiento de su paciente.

Todos escuchan, ven o crean historias al igual que es psicólogo.

Otro mito de la misma saga.

Los psicólogos leen la mente

A menudo nuestros pacientes nos preguntan:

-Dra (Dr) usted es bruja (o). ¿Está segura(o) que usted es psicólogo? Con esa risita nerviosa.

A ver. Es que hay gente que va a la iglesia el domingo y en la tarde un brujo le lee el tabaco.

Y al final la gente da señales, y cuando uno es hábil arma las piezas. No es que uno sea vidente.

Lo que sí es cierto, es que cuando estudias psicología la observación es una herramienta que desarrollas, y de alguna forma, ese ojo clínico te permite percibir cosas que quien no es psicólogo no notaría.

Los psicólogos pueden predecir ciertos comportamientos a largo plazo registrando, describiendo y observando el comportamiento con la mayor precisión posible, pero no leyendo la mente.

Los psicólogos no tienen problemas emocionales

La gente a veces te cuestiona, por ser psicólogo. Te dicen:

– No deberías sentirte triste porque tú eres psicólogo.

Otras atacan:

– No puedes molestarte porque estarías demostrando que no aplicas lo que predicas.

Otras son sarcásticas:

– ¿Por qué te da ansiedad si se supone que tu ayudas a personas con ansiedad?

Bueno. Un psicólogo también tiene problemas, va al baño, toma malas decisiones. Es una persona como todas.

Y nos da hambre también…

El psicólogo es tu amigo

A Erika en consulta, le han dicho:

-¿Erika, podemos almorzar después de la consulta? Me gustaría que hablaras con mi tía y mi abuela, si puedes te pasas el domingo por la casa, estaremos reunidos en familia.

A ver.

Es cierto que se crea un lazo muy especial entre un psicólogo y su paciente, pero hablamos de un lazo que cumple un objetivo terapéutico.

Seguimos con un mito que además también puede llegar a cuestionar nuestra capacidad como profesionales de la psicología.

Los psicólogos no van a terapia

– Con todo lo que sabes yo me imagino que uds no necesitan un psicólogo, ¿cómo para qué? (lo escuchamos seguido).

En la carrera nos enseñaron que los psicólogos en ejercicio, por ética profesional les corresponde asistir a psicoterapia para evitar proyecciones en sus pacientes, gestionar su emocionalidad y mantener en equilibrio su salud mental.

Así que los psicólogos también vamos a terapia. Y está bien que lo hagamos.

Nosotoros, sí tomamos de nuestra propia medicina. No hay problema con eso.

Los psicólogos etiquetan a la gente

Más que una etiqueta, el psicólogo identifica conductas, mecanismos o características de personalidad para poder abordar un caso y de esa forma ser más empático con las personas.

Los psicólogos te lavan el cerebro

Por ejemplo, algunos pacientes quieren iniciar terapia de pareja pero sucede que uno de los miembros no quiere ir.

El otro comienza en terapia individual, y si la relación se termina durante el curso de la terapia, la contraparte podría pensar que es responsabilidad del psicólogo.

Esto no funciona así. El psicólogo no decide por ti.

Otro ejemplo:

-Dra, Yo quiero que mi hija deje de estar leyendo tanto y salga, socialice, dígale algo doctora, no sé..

En terapia acompañamos a los padres a fortalecer la relación con sus hijos. Esto no implica hacer que su hijo deje sus intereses y cumpla sus expectativas.

otro mito es,

Los psicólogos resuelven mis problemas

Pasa mucho en terapia.

– Dr, yo vengo para que ud me diga qué hacer, cómo puedo sentirme bien en esta relación tóxica y que deje de afectarme…

Esto es bien interesante, porque de alguna forma consciente o inconscientemente, el paciente sabe las decisiones que debe tomar para su bienestar.

Y aún así, espera a que el psicólogo le diga lo que desea escuchar, que es relativo a quedarse en el lugar donde está.

Al final son los pacientes y no el psicólogo el responsable de decidir, tomar acción y responsabilizarse con los objetivos de su propia terapia.

Y de esto último deriva el próximo mito, que es consecuencia de evadir al 100% todo esto.

Si el paciente no mejora el psicólogo es malo

Al terapeuta le corresponde psicoeducar al paciente en lo concerniente a un proceso psicoterapéutico.

Le corresponde aclarar cómo se evoluciona y se alcanzan objetivos. Esto a fin de evitar sensaciones de falta de progreso y expectativas no cumplidas o irreales.

Por ejemplo, a un paciente ansioso, se le explica y enseña el valor de la ejecución diaria de los ejercicios de manejo de ansiedad.

Si la persona espera a tener una crisis de ansiedad para ejecutarlos, es probable que instale una creencia limitante de que éstas herramientas no le funcionan y abandone su proceso.

Ahora.

También existen mitos relacionados con la terapia psicológica. Vamos con ellos.


Mitos sobre la terapia psicológica

Los que van al psicólogo están locos

Tan sencillo como esto: La salud mental se atiende igual que la salud física.

No necesitas una camisa de fuerza para ir a terapia. Todo lo contrario, quienes asisten a terapia gozan de mayor salud mental que quienes no lo hacen.

No todo el que busca un psicólogo tiene un trastorno psicológico. Es cierto que no todos las personas necesitan terapia. Pero también es cierto que no todos los que van tienen un trastorno psicológico

Otro mito muy común

La terapia no hace falta. El tiempo lo cura todo

Esta idea viene de esas personas que creen en la suerte y le dejan su vida a factores externos como el tiempo, como la situación del país, en resumen cosas externas.

Para el ser humano es más sencillo responsabilizar a otro que hacerse cargo.

Y en terapia es todo lo contrario. Todo tiene que ver contigo.

Y quizás por eso mucha gente evita la terapia. Algunas personas están más acostumbradas a evadirse así mismas que mirarse casa adentro.

Son las mismas que terminan diciendo: La terapia no hace falta. El tiempo lo cura todo. Por ejemplo, en terapia sucede con frecuencia que un paciente dice:

– Yo sé hacer eso, pero no sé, por qué no lo hago, tampoco sé cómo comenzar o por qué me siento bloqueado, quisiera dejar mi relación… pero no sé cómo…

Todos esos “cómo” se ordenan en terapia. Te descubres y puedes tomar mejores decisiones para tu vida.

En terapia, analizas tu vida, tus conductas, pensamientos y emociones, para encontrar en el proceso “respuestas”

Y esas respuestas, te las da el autoconocimiento, no el tiempo. Que a veces te “lleve tiempo” encontrar esas “respuestas” es otra cosa.

Ok un mito monetario…

Ir a terapia es caro

Primero, ¿qué consideras que es caro?, ¿qué precio le pones a tu salud emocional?

Parece que el hecho de que la terapia no sea tangible, que no la toques o no la puedas llevar colgada como un accesorio o en tu bolso, hace que se perciba como algo tiene muy poco valor.

Nos cuesta invertir en nosotros mismos cuando se trata de salud mental.

Y mucho menos en algo que no tenga un efecto inmediato. La terapia psicológica puede constar igual o más que una consulta médica de cualquier otra especialidad.


La terapia dura toda la vida

Este es un malentendido en general. Y es consecuencia de la mala prensa que se le ha dado a algunas corrientes psicológicas y sus prácticas clínicas.

Por ejemplo, el tiempo de duración de una terapia conductista no es el mismo que el de un psicoanálisis. Ambas tienen distintos enfoques, maneras de abordar la terapia, el paciente, el trastorno, la cura y eso hace que uno dure más o menos que otro.

Sin contar que hoy en día cualquiera “se siente en capacidad” de dar terapia sin ser psicólogo.

Entonces se inventan cosas que pueden dañar tu mente y tu vida durante años o en cinco minutos.

Una vida no se ordena de un día a otro.

De hecho, la neuroplasticidad nos ha comprobado que la consolidación de cambios bioquímicos en el cerebro que nos llevan a cambiar pensamientos y conductas, requieren tiempo.

Nuestra psique no asimila cambios bruscos, se resiste a ello. Prefiere la zona de confort, esa «tranquilidad»de lo conocido.

Si bien la terapia no es algo que deba mantenerse todas las semanas del año, es muy importante entender que mientras estemos vivos y evolucionando, tendremos una mente que atender.

Todas las terapias son iguales

No todos los psicólogos aplican las mismas corrientes psicológicas. Tampoco es necesario.

El psicoanálisis es la corriente mater de la psicología, pero luego se desarrollaron otras como la psicología gestáltica, humanista, sistémica y la más practicada en la actualidad: la cognitivo conductual.

Todas las terapias son distintas, incluso, aunque sean de la misma corritente.

Todos los psicólogos dan terapia

Son los psicólogos clínicos, los que hacen psicoterapia.

Existen otras formas de aplicar la psicología. De hecho mientras estudias psicología puedes elegir las menciones de psicología social, escolar yorganizacional, además de la clínica.

Existen psicólogos que se especializan en criminología y psicólogos jurídicos.

Como psicologo puedes trabajar y ocupar posiciones de consejero escolar, psicólogo clínico, analista de investigación de mercado, especialista en rehabilitación, maestro/profesor, consultor de reclutamiento, entre otros.

Mitos sobre la psicología.

Los siguientes mitos, son los que todo el mundo cree que vienen con o sin el título de psicólogo.

Estudiar psicología resuelve tus traumas.

Si tu creencia es que podrás sanar todas tus heridas de la infancia, los traumas de tu abuelo y las angustias de tu tía, déjame decirte que mejor invierte tu tiempo y dinero en asistir a terapia.

Y olvídate de estudiar psicología.

Arréglate tú, sánate tú, atiéndete tú.

De hecho, para entrar a estudiar psicología debes aplicar una prueba de admisión además de varias pruebas psicológicas. Sino cumples con el perfil o no apruebas, no te admiten.

Eso no quiere decir que luego no puedas volver a aplicar.

Ahora, vamos con el mito que se cree «el estudiante de psicología» y también «los amigos del estudiante de psicología»…

Estudiar psicología es fácil.

La gente cree que la psicología solo es dar consejitos y ya. Que es decir cosas bonitas.

O que solo basta, que te sientes a escuchar a alquien, para que luego te paguen.

– Dra, antes de que se termine la consulta, diganme un tip…¨

No es fácil trabajar con la mente humano. No hay un modelo único como un carro o reloj. Quien trabaja con la mente humana, necesita de constante aprendizaje y estudio.

La psicología no es una carrera que tomas porque no sabes cuál otra estudiar.

Participa en la conversación

12 + catorce =