¿Cómo perfeccionar tu autoconcepto?

Pues bien, ante todo les comento que este es el primer post de la sección: ¿Cómo? o ¿How to?, en la que compartiremos “ideas accionables” para que puedas despejar de manera práctica, ciertas barreras u obstáculos que están limitando tu cambio de alto valor de dirección personal.

Cuando hablamos de autoconcepto, señalamos que es la imagen que una persona tiene de sí misma. Es también una referencia o tu propia opinión acerca de cómo te ves. Sin embargo, pocas personas dedican tiempo a definirse a sí mismas. Y unas hasta prefieren que otras las definan. Lo grave de esto, es cuando las personas se conforman con la definición que otros hacen de ellas al punto de asumirlo como una realidad. ¿Cuál es el mayor riesgo que corres al permitir esto? Si no defines quién eres, otros lo harán por ti. Si tú no dices lo que eres, otros dirán lo que no eres. Así que tomate un tiempo, e intenta estas 4 ideas para perfeccionar tu autoconcepto.

  1. Actualiza tu CV. Este es un muy buen ejercicio de introspección para repasar tus logros, méritos y reconocimientos. Te prepara para conectar con la evolución de tus juicios acerca de ti mismo, en una línea de tiempo, y puede resultar valiosísimo para refrescar tu autoconcepto. Es como releer tu libro favorito luego de mucho tiempo. Su relectura siempre descubre nuevas luces. Muchos pueden escribir un buen CV pero muy pocos pueden comentar de manera entusiasta, decidida y convincente lo que está escrito en él. ¡Esto es lo que realmente vale! Además ¿Quién ha dicho que con un CV consigues un trabajo? ¡Con un CV sólo consigues una entrevista! Ya sea que actualices tu CV para una entrevista de trabajo; para reflejar tu última acción de formación o en ocasión de una dinámica de grupo en la que debas introducirte, en cualquiera de los casos, esto habla muy bien de ti, de quién eres y de cómo te conoces.
  2. Escribe una BIO para todas tus redes sociales. ¡Un momento! No hablo de escribir cualquier BIO. Hablo de escribir una BIO de esas que te dejan frío. Me resulta fascinante la capacidad de síntesis de usuarios twitter, facebook, linkedin para autodefinirse en solo 150 caracteres. Hacer esto, de una manera original, impactante y directa en la que no haga falta leer más, para mí es de auto observadores expertos. Algunos incorporan hasta humor y sarcasmo, y les sienta igual de bien. Escribir una BIO así, es la nueva versión de la “técnica del ascensor”, que han utilizado los expertos más destacados en ventas. La operación de esta técnica de ventas supone, que un vendedor solo tiene 30 segundos para enganchar a un cliente potencial con un producto, servicio o idea de negocio. Por favor, esfuérzate un poco más y no te conformes con una BIO que diga “bendecida y afortunada” o “O papá o mamá de…”. Se trata de hablar de ti, de tus cualidades y tu manera de ver el mundo. No de mencionar a otros para integrarlos a tu mundo.
  3. Redacta una misión personal. No cualquiera logra escribir una misión personal y sentirse satisfecho con ella. La mayoría renuncia a escribir una. Es fácil sentirse insatisfecho o incómodo luego de tanto borrar y reescribir. Conozco a escasísimas personas que han escrito una misión personal. Lo cierto es que intentar escribir una misión personal te obliga precisamente a eso, a sentirte cómodo o no, con aquello que menciones de ti para describirte. Y eso es lo más importante en la elaboración de tu autoconcepto, que te sientas cómodo y te reconozcas en él, sin esa sensación de despersonalización y sin esa vocecita que te dice finalmente: “ese no eres tú, y lo sabes…”. He visto misiones personales que van desde una oración hasta un poema. Haz la que mejor represente tu opción. Luego intenta hacer una versión para redes sociales 😉
  4. Ten a mano tu documento de identificación. Esta dinámica la utilizo con frecuencia para generar insight en miembros de equipos que trabajan el manejo del cambio organizacional. Voy a adaptarla para tu uso personal: 1) Toma tu documento de identificación, 2) Mira tu foto, luego la fecha de emisión del documento. 3) Pregúntate: ¿Ha cambiado mi aspecto y mi vida desde esa fecha hasta hoy?, ¿Soy el mismo? Anota tus respuestas y utiliza el contenido para la redacción de tu CV, BIO y Misión.

[mc4wp_form]