3 compromisos por la educación sexual de tus hijos

Voy a hablarte de 3 compromisos que puedes hacer tú por la educación para la sexualidad de tus hijos. Éstos están del lado de tu cancha y al alcance de lo que tú puedes controlar para hacer posible que tus hijos gocen y defiendan su derecho a la dignidad, a la igualdad y a tener vidas saludables, responsables y satisfactorias en el ámbito emocional y sexual.

  1. Desarrolla y favorece sus aptitudes y actitudes comunicacionales. Muchos de los maltratos y abusos sexuales que comienzan  en la primera infancia ocurren porque las víctimas  no saben cómo evitarlos, declararlos o expresar  rechazo ante ellos. Entrénalos en técnicas de asertividad, retroalimentación y diálogo interno. Especialmente si son niños o jóvenes tímido y retraídos. Refuerza su autoconfianza y orientación al logro.
  2. Promueve modelos de relación afectivos y no violentos. Interioriza valores, normas sociales y familiares que promuevan el respeto y la sensibilidad por los demás. Expresa y modela en tus interacciones con tus hijos una auténtica personalidad altruista con la que te sientas cómodo. Así  incrementarás la posibilidad de que tus hijos también la asuman y la expresen en su comportamiento sexual. De esta manera, puedes ayudarlos a rechazar relaciones no deseadas bajo coerción y violencia. A menudo degradante, particularmente para las mujeres.
  3. Asume un rol educador que trascienda la tradicional formación preventiva. Numerosos estudios científicos han reconocido que la información sexual por sí sola no basta. Ve más allá de la conversación de prácticas de sexo seguro. Asume sin censura que tus hijos tienes experiencias o relaciones sexuales activas. Entiende, que la educación para la sexualidad es una condición indispensable para que tus hijos logren un bienestar pleno como personas. Tiene que ver con la educación para la vida, el amor, la autonomía, la autoestima, el autorrespeto, el rechazo a la violencia en las relaciones de pareja y el maltrato sexual. Asume a tus hijos como activos y con amplias perspectivas de desarrollo personal y sexual.  Igual a las tuyas.

©Photo: Rafael Mesa

[mc4wp_form]